Cuatro poemas de Mikeas Sánchez

en:

22768271_10212727163586776_155084272_o

 

 

JUJTZYE TÄ WÄBÄ TZAMAPÄNH’AJÄ

Simón, äj’ atzpä’jara sutu’ wäbä tzamapänh’ajä,
kyomujsu castilla’ore
teserike mumubä dä’ nhkomis’ ñäyiram.
Ejtzu’ masanh’däjkis wynanh’omo
teserike’ mpyäkinh’dyzyoku’ sijkpa’ te’ näyäyokiuy.
Äj’ atzpä’jarais ñä’ ijtayuna’ tzabas’Mää’is pyä’mi,
nhkyojama kak’dena’.
Äj’ atzpä’jara kedgäkätäbyabä’pänhdena
teis’ muspana’ tya’ tzoka tyziame’jinhdam.
Te’ sutu’ wäbä’ tzamapänh’ajä,
myuspäjku jujtzye yajk’ yosa’ te’ käjtztäjkuy’,
teserike’ nhyenhtuyu’ te’ nhkirawais’ñoaram.
Äj’ axpä’jara musobyabä’ pänh’dena,
teis’ muspana’ ñä’ tzapiaä pyeka’nhkiomiram.
Äj’ axpä’jara sutu’ wäbä tzamapänh’ajä,
tese’ ja’ myuskubyakä jujtzye’ tzyäkä.

 

CÓMO SER UN BUEN SALVAJE

Mi abuelo Simón quiso ser un buen salvaje,
aprendió castilla
y el nombre de todos los santos.
Danzó frente al templo
y recibió el bautismo con una sonrisa.
Mi abuelo tenía la fuerza del Rayo Rojo
y su nagual era un tigre.
Mi abuelo era un poeta
que curaba con las palabras.
Pero él quiso ser un buen salvaje,
aprendió a usar la cuchara,
y admiró la electricidad.
Mi abuelo era un chamán poderoso
que conocía el lenguaje de los dioses.
Pero él quiso ser un buen salvaje,
aunque nunca lo consiguió.

 

TUMÄ UNE’ MABAXÄBYA

Tumä’ tzabajs’jonxi’ mabaxäbiak, mytyajpa dä’ nhkomi’ram.
Tumä une’ mabaxäbiak, kasäyajpa dä’ nhkomi’ram.
Te mabaxi’ tzabas’jonxisñye jinde’ te’ unes’ myabaxi’,
tese’ myexkäyi’ ñä’ ijtyaju’ te’ nasakobajkis myuso’kiuy.
Wäkä dä ispäjktämä’ wäbä’ ijtkuy
xubabäre’ dä’ dzajtamä
wäkä te tzabas’jonxi xirirä jujxenh’omo xuba’ ñyekä,
Wäkä dä’ ispäjktamä’ wäbä’ ijtkuy
xubabäre’ dä’ majnatyamä te’ une’is myabaxi’.

 

UN NIÑO SUEÑA

Un águila sueña
y los dioses se acercan,
Un niño sueña
y los dioses se regocijan.
El sueño del águila no es el sueño del niño,
pero ambos guardan la pureza del mundo.
Para que el bosque siga en armonía
hay que dejar al águila
volar libremente
Para que la tierra mantenga la paz
hay que saber escuchar el sueño del niño.

 

¿JUJCHERE’?

Te’ yajkuyis’nhkyowinastam, tä’ näjmatyamba:
Mij’ nhkajkabyatzi sone’ruminh’jinh
te’ tzujtzibä’ mij’ dzajp,
mij’ dzäjkpujtabyatzi saxapyä’ maa’räjk
uka’ dyaj täjkäbya mij’ nhkotzojk’omoram.
Tumä’millon tzujtzirambä’ruminh
wäkä’ jambä’ä jujche kasäyajpa mij’ uneram
poyapajk oñdyujomo.
Mokayas’tam mij’ nhkosijktatymbatzi’ mij’ dzame’,
mochirambä’uneis myuxajpabände,
jujche te’ tuminh yatzyäyubä wakas’tinhajpa,
dä’ nhkätpak te’ Tzuan’.
Mokayas’tam mij’ nhkämetztambatzi’ mijtam’,
yajkuyis’ nhkyowina’ram.
¿mij’ banku’omorambä’ tuminh’jinh
mujspa’a yajk’ wyrujatyamä
Tzusnäbajkis’xasa’ajkuy?
¿Sonebä’ mij’ nduminh’jinhdam maka’a nhkä’rejtame
wäkä’ nimojktamä te’ tzajp puspä’ukam?

 

¿CUÁNTO VALE?

Los amos de la barbarie, nos dicen:
Te ofrezco una cuenta millonaria
a cambio de tu cielo azul,
te construyo un hermoso supermercado
a cambio de tus montañas.
Un millón de dólares
por la sonrisa de tus hijos
que corren bajo la lluvia.
Los Mokayas nos reímos de su ignorancia,
hasta los niños más pequeños
saben que la fortuna se convierte en boñiga
pasando la línea del Tzuan.
Los Mokayas les preguntamos a ustedes,
amos de la decadencia.
¿Una cuenta millonaria
será suficiente para devolverle
la alegría a nuestros muertos?
¿Con cuánto dinero alcanzará
para limpiar el alma de la tristeza?

 

MAKA’ XÄJKMEXAE’

Maka’ myetxaä’ jujche’ dä’ jambäramä te’ masanh mojk’,
¡Mij’ jamkabäramä mijtzi’ mäjabä’ Nasakobajk!
Maka myetxae jujche dä’ dzajpkabäramä
dä’ ijtkutyam, dyyajk’ tzinhbabäis dä’ dzokotyam.
Makabäre’ tä’ nämatyandämi, janam yindyu’kendamä
mejstamä jome’ pujtyampabä tuku’,
nimeke makdamä’ mäja’ maa’omoram
Makabäre’ anhkumakuyoyae
ma’ myetzxae’ dä’ mbäkinhxäkdamä’ kakubyoyajpabä kutkutyam’.
¡Makabäre myetxae’ jujche mij’ jambäramä
mäjabä Nasakobajk!
teserire’ muspabä janam’ mabaxätyamä.

BUSCARÁN

Buscarán alejarnos del maíz sagrado,
¡renegar de ti oh grande Nasakobajk!
buscarán despojarnos
de la esencia de nuestro corazón.
Dirán que para ser menos indios
hay que vestir a la moda,
frecuentar restaurantes y supermercados
Dirán que ser civilizado
es consumir comida envenenada.
¡Buscarán alejarnos de ti
oh grande Nasakobajk!
porque sólo así dejaríamos de soñar.

–Mikeas Sánchez 

Es originaria de Ajway (Chapultenango, Chiapas) Poeta de la lengua zoque, escritora, productora de radio, traductora y docente de la Universidad Intercultural del Estado de Tabasco. Heredó la sensibilidad poética de su abuelo Simón Sánchez, chamán, músico y danzante, de él aprendió el ritmo y la musicalidad de los rezos tradicionales. Ha publicado 5 libros de poesía. Parte de su obra ha sido traducida al catalán, italiano, alemán, maya, portugués e inglés.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Ir a: Más leidas