Eder Mendoza: escribir graffiti para transmitir

en:
eder-puente-4
Obra en proceso. Abril 2016. Puente de la calle Esmeralda/Avenida Reforma Fotos a cargo de Arcelia Pazos

Eder Mendoza: escribir graffiti para transmitir

Mi vida cambia después de ver una fotografía, de escuchar un álbum musical, de ver una obra de teatro (incluso una obra mala). Dejo de ser la que era cada vez que me enfrento a una pintura, a una pieza de danza o al apreciar un  edificio bello. Siento el poder de la transformación.

Cuando el arte rompe la cotidianidad, y cuando me permito, por supuesto, ser tocada por alguna forma de expresión, indiscutiblemente mi día cobra otra energía.

Para muchos común, para mí, extraordinaria, la calle es mi selva favorita, sobre todo la calle de a pie, los rincones, lo feo, el riesgo, las personas y sus actividades, las expresiones plasmadas, el graffiti… Estar y ver en la calle, me genera muchas preguntas y ante el arte urbano, una que es recurrente: ¿quién está detrás de esta expresión?

Tengo la fortuna de conocer de cerca el trabajo de Eder Mendoza. Desde la primera vez que vi uno de sus dibujos, quedé fascinada. Ahora, que se encuentra en un momento clave de su desarrollo artístico, acudo a un encuentro con su historia, su propuesta y el universo que trae en su cabeza, y que lo ha hecho pintar grandes murales en la ciudad.

¿Quién es Eder Mendoza? Eder nació en la Ciudad de México, en 1983, sin embargo se asume orgullosamente como bajacaliforniano, pues vive en Ensenada desde los dos años de edad. Cuando su padre, Jesús Mendoza Rodríguez, lo obligó a hacer el Servicio Militar, comenzó a dar clases a adultos que querían concluir sus estudios de secundaria, y así, inesperadamente, a los 18 años, descubrió su vocación de enseñar. Desde pequeño tuvo la inquietud de aprender inglés para comprender su música favorita y para poder leer las revistas de graffiti que llegaban a sus manos, como Big Time o Magic Moments.

Eder y la hoja de una de sus revistas de graffiti.
Eder y la hoja de una de sus revistas de graffiti.

Su primer acercamiento a la traducción fue gracias a un viejo diccionario de inglés/español que su papá le regaló. Esta inquietud, unida a su deseo de enseñar a otras personas, lo condujo a estudiar la licenciatura en docencia de idiomas en la UABC y la UNAM, y ser hoy profesor de inglés desde nivel básico hasta nivel superior.

El diccionario que recibió Eder de su padre.
El diccionario que recibió Eder de su padre.

Pero si hablamos de pasión, el graffiti es lo que llena la vida de Eder. El vandalismo fue sólo el punto de partida para definir su mejor forma de expresión. Durante su estancia en la Ciudad de México, en 2010, se reencontró con los aerosoles y poco a poco repensó la posibilidad de formar un proyecto personal.

Su discurso es interesante; le pueden brillar los ojos cuando habla sobre pasión y erguirse para hablar de compromiso y trabajo duro. Persigue la profesionalización, pero no se estanca en el dilema de autodenominarse como artista o no: “lo que yo siempre digo, es que soy un escritor de graffiti”, lo dice sin titubear. La valía más grande de su quehacer, según mi impresión, es que urde con inteligencia ambos mundos: la docencia y el arte —su vocación y pasión.

Hoy es uno de los escritores de graffiti con mayor talento en la ciudad, y autor de una propuesta única, destacada y bella.

Y esto… esto apenas comienza.

—Arcelia Pazos

eder-5

—¿Cuáles son tus influencias artísticas, personajes, corrientes?

—Siempre me manejé en la calle, y todo influye: desde la música hasta otros artistas. Desde que llegaba una revista extranjera a mí, empecé a ver lo que se estaba haciendo en otras partes del mundo. Esto fue como en el 97. Entonces ya se estaban haciendo piezas en trenes, paredes… Empecé a investigar —en ese entonces no existía el internet—, a comprar revistas, ver las proyecciones urbanas. Todo esto influye porque, para poder llevar una pieza a gran formato, es importante saber de dónde viene el arte urbano y diferenciar corrientes.

De ahí pues, obviamente pintores, Picasso… Desde que vi las pinturas de él. Después descubrí que era cubismo, me impactó… Diego Rivera y todos los muralistas mexicanos hasta pasar ahorita al Neomuralismo, que hay un montón en el país haciendo esto y en el extranjero. También la música tiene mucho que ver, los cuatro elementos del hip hop, en fin, todo esto para que se siga desarrollando ya como un movimiento artístico y cultural.

—El graffiti ha sido un eje central de tu formación personal, ¿qué significado tiene hoy para ti este lenguaje?

—Un montón. En primer lugar me gusta definir lo que es graffiti: el graffiti es la técnica de pintar por medio del aerosol, eso es graffiti, y hay diferentes corrientes, la gente que lo hace por vandalismo… aunque yo creo que así empiezan todos, es muy raro que alguien empiece haciendo obras grandes o proyectos sin haber pasado por esa etapa.

Es una forma de expresar todas las ideas que tenemos, de aterrizar la creatividad y hacerla tangible; en un espacio donde la gente tenga alcance a ella y no nada más tenerla en museos. A mí me gusta más ese impacto que tiene; cada vez que la gente pasa y te dice que si qué colores va a llevar, qué tipo de proyecto es, por qué lo estás haciendo… hasta a los niños les gusta mucho ver pintar y quieren participar.

El poder desarrollar un proyecto a ese grado, donde a la gente nunca le pase desapercibido y siempre genere una opinión, sea positiva o negativa, a mí me da mucho. Es esto: el poder expresar lo que yo traigo en la cabeza, las ideas que surgen y aterrizarlas en un proyecto plástico.

—¿Cómo se dio el proceso para combinar en tu obra figuras de la naturaleza u orgánicas con figuras geométricas? ¿Por qué las figuras geométricas?

—Desde que vi la pintura Guernica, de Picasso [1937] me quedé impresionado, no sabía el significado en realidad de la obra, era en blanco y negro… a mí siempre me llamaban más la atención los colores…, pero cuando la descubrí en un libro, en la primaria, siempre me llamó la atención y después la seguía viendo repetitivamente —que esto es lo que hace el graffiti, o sea, esta parte de verlo constantemente—, y después descubro lo que es la técnica, el cubismo como tal.

eder-6

Gran parte de mi trabajo tiene esta influencia: cómo mezclar las figuras orgánicas, ya sea flora, natura, animales, personas, todo, partiendo desde esa figura geométrica y poder alcanzar figuras de este tipo, o sea más orgánicas, con más movimiento, en gran formato. Poco a poco vas agregando elementos, quitando también. Se empieza en una idea original de un sketch, de un dibujo, y ya que estás en frente del muro, de gran tamaño, siempre cambia, porque se adapta muy bien una figura perfecta, ya sea un triángulo, en todos sus tipos: isósceles, equilátero, hasta cualquier otra figura que pueda permitirnos jugar y moldear una figura orgánica sin serlo del todo.

Estoy encontrando yo mismo mi evolución en cuanto a las influencias que traigo, que he ido acotando a lo largo de todo este proceso y quiero ya mutarle un poco a algo más […], sin dejar de lado lo que me está abriendo puertas que es la geometría. Esto ya es un movimiento, se le conoce como geometría o Geometrism en inglés y esto se hace un montón en todas partes, pero cada uno –es lo importante- encuentra un estilo, que no sea lo mismo que ya se está haciendo.

—¿Qué intención tienes al colocar tu trabajo en los espacios en los que lo has hecho? ¿Existe un mensaje intencional al contrastar tu obra con los espacios urbanos?

–Sí. Te digo, todo comienza haciéndolo, como lo denomina la ley: daño a propiedad ajena. De lo que nosotros nos encargamos en el grafitti, en el vandalismo como tal, era tener lo más cubierto posible la ciudad, los espacios, para que tu nombre se viera. Que fuera como estas campañas que ahora se ven, desde mi punto de vista, unas campañas de guerrilla, lo que hizo Shepard Fairey con Obama… Y en todas partes, que tu nombre o tu logotipo esté en todas partes, es una de las misiones del graffiti como tal. Ya cuando lo llevas tú a piezas de este tipo, a murales, o a partir del neomuralismo, pues también tienes esta estrategia de calle, ¿no?, poderlas colocar donde más gente las vea, donde tú creas que a la gente le va a causar un impacto y va a modificar el aspecto de la calle y su percepción de ellos al pasar por ella.

Eso es innato, cada que voy manejando o en el transporte público, voy viendo los espacios y siempre imagino algo en ellos. Desde que estaba chico, siempre imaginaba o, desde que empecé con mi nombre o mi tag, como se le conoce, o ya en este caso, imagino cómo poder moldearlo para que alguna obra pueda estar ahí. ¿Qué mensaje quiero llevar? Eso. Básicamente eso, transformar esos espacios públicos por medio del arte, que la gente tenga acceso a ellos, que les cambie su panorama, que les guste o no, pero que genere una opinión y que transforme a ese espacio como tal.

–¿Qué otras técnicas exploras?

–Básicamente, mi trabajo es esto, mediante el aerosol, esa es mi herramienta favorita, no la cambiaría por nada… Ahorita estoy adquiriendo habilidades, soy autodidacta y he estado haciendo esculturas, he estado haciendo canvas, cuadros, obviamente con pincel, acrílico, vinílica… Desde siempre he usado carbón, lápices. Desde antes de hacerlo un proyecto como tal, me ha gustado combinar las técnicas o las herramientas. Desde que dibujaba, era a lápiz o carbón, pastel, plumones, lo que tuviera al alcance, porque a veces no teníamos una gran gama para escoger. Así empiezo a dibujar, así empiezo a poner fotos en las redes. No soy ajeno a usar otras cosas… el aerosol es como un enamoramiento, pero ahorita uso desde vinílica, obviamente, acrílicos, y quiero seguir explorando… actualmente acabo de hacer una escultura y la pinté con aerosol y con marcadores de acrílicos. Entonces sí, la técnica mixta, me gusta y básicamente todo lo que pueda estar al alcance para que mi trabajo pueda evolucionar, pues, bienvenido.

eder-entrevista-8eder-entrevista-11eder-entrevista-19

—Eres una persona sensible ante los fenómenos de la calle, ¿qué aportación ha tenido esto en tu bagaje como persona y como artista?

—Un montón. Desde siempre he usado transporte público, he estado caminando por todas las calles de Ensenada, cuando estuve en el D.F., igual, y en un inicio me llamaban mucho la atención las peculiaridades que tenían los paisajes urbanos, de lo que pasaba así en el día a día, y antes no teníamos un celular a la mano o una buena cámara.

En cuanto yo tengo un celular con una cámara decente, empiezo a capturar esos detalles, sobre todo con los indigentes, ver las expresiones, ver lo que estaban haciendo. Jamás fue como burla, con saña, jamás fue para exponerlos y entonces empiezo a generar imágenes en dibujo inspiradas en estos paisajes, a hacer collage con diferentes fotos que yo tomaba de la calle y usaba la técnica mixta.

¿Qué impacto tiene esto? Poder llevar todas estas pequeñas situaciones cotidianas de la gente en la calle, a otro plano, a que tu puedas plasmar lo que estás viendo y la influencia que ha tenido en ti. El simple hecho de salir a caminar a alguna parte y poder hacer que esto influya en una obra después, que a lo mejor se va a convertir en un ave, pero que para mí tiene un significado por lo que yo vi en algún momento. Eso no se cambia, es como un proceso.

—Es un proceso…

—Es un proceso.

eder-puente-16

—¿Qué hace el arte en una persona?

—Transmitir. Yo soy docente, esa es mi profesión y mi vocación. Así como se transmite conocimiento al ser docente, así el arte transmite todo: te puede sacar una sonrisa, te puede poner de malas, te puede generar un recuerdo, un montón de cosas.

Para mí el arte transmite un sinfín de emociones, que cada ser humano lo percibe distinto. Puede ser la misma obra y estar por años, por días, estar en el mismo lugar y tú pasar todos los días, verla y siempre encontrarle algún detalle, por eso es que me gusta combinar la geometría. En una de mis obras, la que más me ha dado a conocer, en frente de la catedral, contamos más de setescientos triángulos distintos, y esto es un aproximado, porque la verdad yo nunca los fui contando, en un rato libre que tuve antes de terminarla los conté y eran muchos… entonces, es esto, que cada vez que pase la gente vea algo nuevo en lo mismo.

También están las personas que no están a favor de lo que se está haciendo, sin comprenderlo, entonces yo paso a la idea de que hace falta mucha educación, para la gente, en cuanto al arte, en cuanto a lo que se está haciendo… Transmitir es la palabra.

eder-entrevista-13

War Crew lo inició DUAL en el año 2000, y tan sólo en un año dentro del grupo, has colaborado en 20 obras, algunas de ellas, las que más te han dado a conocer, ¿cómo fue que llegaste a WAR?

Fíjate que bien chistoso: en 2010 estuve estudiando en la Ciudad de México, y allá conocí a Alfredo Gutiérrez, que es originario de aquí de Tijuana, del Crew HEM y estuve en un evento, una expo de graffiti internacional que se llama Just writing my name. Pinté en la ciudad de Nezahualcóyotl en donde yo no tenía que hacer, un lugar muy recóndito, y conocí a gente de Tijuana y platiqué con ellos… eso es lo que me gusta del graffiti, cuando se hace con muchas personas: la camaradería, la convivencia… esa es otra parte del grafiti que lo hace indescriptible.

eder-pb-2

Después coincidimos en un proyecto por parte de Infonavit aquí en Ensenada, se hizo una amistad y empecé yo a definir lo que quería hacer. Me baso mucho en él, en Alfredo, es un aliciente, una inspiración, una influencia directa. No tengo su estilo para nada, pero ver todo lo que él podía hacer me inspiró a continuar con ello. Ahí mismo conocí a Christopher, que es DUAL, él es parte del Crew HEM, y él es el iniciador de WAR… Y de nunca habernos visto en la vida, de ver nuestro trabajo en internet, pasamos a ser como mejores amigos. Para pertenecer a un crew, siempre tiene que haber una relación de hermandad; como cuando él me invita. Ellos son de Tijuana y yo de Ensenada, actualmente somos diez miembros en WAR. Y creo que se ha dado buen clic con DUAL, que es su nick name, su firma, hemos hecho clic en las ideas y combinamos los estilos, él tiene un estilo muy particular que ya es conocido internacionalmente, y yo que estoy empezando me he retroalimentado mucho, le he aprendido mucho a él en cuanto a las técnicas.

eder-pb-1

—¿Cómo describes el momento o etapa artística en la que se encuentra Ensenada?

—Yo ya había pintado en la UABC en la Facultad de Idiomas, que era mi facultad, cuando estaba en obra negra el segundo edificio. Yo hice una propuesta para hacer un proyecto artístico y cuando me enteré de que se hacía la escuela de Artes, dije, ¡wow! Aquí va a ser el boom… estoy convencido de que en Ensenada hay mucho talento en todas los ámbitos, somos un pueblo apático, pero hay mucho talento en deportes, cultura, artes, que no se ha sabido explotar. Cuando empieza la escuela de artes, digo, aquí se va a generar un montón de ideas, espacios, y creo que sí, y… no.

Sí, porque la gente se está profesionalizando, que ese es el punto al que me gusta llegar en todos los aspectos, pero creo que hace falta mucho la promoción cultural, vuelvo a lo mismo, la educación por la cultura; qué se está haciendo, qué ideas podemos intercambiar entre todos y sobre todo, trabajo en equipo. Creo que hay muchos artistas emergentes, otros ya con experiencia, pero, la parte medular es el trabajo en equipo, que no se está haciendo adecuadamente y eso nos llevaría a estar en otro nivel, como Tijuana, incluso Mexicali en donde ya las corrientes y los estilos están bien definidos.

Necesitamos trabajar en equipo, gente con experiencia, y gente que se quiera sumar.

—¿Cuál crees que es tu contribución, y la de artistas como tú, a la transformación de esta ciudad?

—Transformar los espacios públicos es redituable emocionalmente. Que la gente reconozca tu trabajo es importante y que sientan arraigo por su ciudad.

Por ejemplo, acabamos de hacer un homenaje a los pescadores, que es un área muy importante de Ensenada y que se está quedando poco a poco en el olvido, por muchas otras cosas como la gastronomía y la ruta del vino… En rutas del vino de otras partes del mundo, el arte está presente, siempre va de la mano, y yo he encontrado que en esta actividad que está creciendo aquí en Ensenada, que es reconocida internacionalmente, no hay mucho arte.

¿Cómo cambiar esto? Tenemos que echar mano de todo lo que se está haciendo en el mundo, no copiar, apropiarse, y pongo entre comillas apropiarse… no lo es, porque de hecho es poner una imagen para que toda la gente tenga acceso. Es transformar, los espacios y a donde quieras llegar, para que la gente pueda llegar a través de ti a algo más.

eder-pb-3

—O sea, que esto va más allá de ti…

—El proceso es interesante, porque desde que llegas con tus aerosoles, las primeras miradas siempre son de incertidumbre, ¿qué van a hacer?… Se tiene estereotipado esto, “los cholos ya van a pintar”, cuando yo jamás fui cholo, que es una cultura que yo respeto un montón, siempre estuve en la calle, sí hice vandalismo y daños a la propiedad ajena, pero nunca fui cholo… Pasar por ese proceso desde esas miradas hasta cuando lo ven terminado… Ahí te lo cuento todo, cómo cambia la percepción. La gente debería estar más abierta a esto.

–¿Qué sigue para ti?

—No dejo de seguir explorando las técnicas. Estoy haciendo obra plástica para cuadros, quiero seguirle de forma autónoma con la escultura, y obviamente, no dejar de estar presente en las calles, en proyectos personales, o privados, pero que me sigan dando a mí esa satisfacción de tener mis ideas, todo lo que yo quiero plasmar en la calle. Seguirle por todas partes, en todas las vertientes que puedan traerme algo positivo para lo que quiero hacer principalmente, que es mi proyecto de plástica urbana.

eder-puente-7

2 Comments

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Ir a: Más leidas